La reforma educativa del PP PDF Imprimir E-mail
Escrito por Aurora Ruiz   
Lunes, 01 de Octubre de 2012 08:06

      Fecha: Septiembre de 2012

Autora: Aurora Ruiz

 

El Consejo de ministros aprobó el pasado 21 de septiembre el anteproyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). Una Ley que contiene un conjunto de objetivos y propuestas que analizados globalmente ponen de manifiesto la ideología subyacente y  la pretensión,  al amparo de la crisis, de  implantar un modelo educativo alternativo de ideología neoconservadora y neoliberal, que conlleva  apartar al Estado como máximo responsable de la educación y traspasar esa responsabilidad a grupos y entidades mediante la privatización del servicio público y la degradación de la escuela pública;  no olvidemos que una de  las  primeras actuaciones del ministro Wert fue  la suspensión de  la oferta de empleo público, lo cual  refleja claramente  la intención de este Gobierno de debilitar este sector. 

En primer lugar hay que destacar la pobreza de este anteproyecto, de no más de 27 páginasy algunos de sus principales fallos, inadmisibles en proyectos de tanta trascendencia para un país o nación. Para abordar cualquier reforma educativa, que en principio se supone con la sana intención de mejorar la calidad de la enseñanza, se debe cumplir un protocolo de actuación con los pasos básicos a seguir: 1º) realización previa de un diagnóstico de la situación de la que se parte, 2º) exposición y argumentación de los cambios que se pretenden, y 3º) acudir al consenso social.

Sorprendentemente ninguno de estos pasos básicos se han llevado a cabo, aun cuando en sesión parlamentaria de 20 de junio en contestación al diputado socialista Mario Bedera, el ministro Wert afirmó que  vamos a traer a esta cámara un proyecto de ley de mejora de la calidad de educación no sin antes discutirla con toda la comunidad educativa y con toda la sociedad.   

Como punto de partida en el anteproyecto de ley se exponen las fortalezas y debilidades del sistema con una simpleza y superficialidad impropias de un Ministerio de Educación, que ni siquiera ha tenido en consideración los datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Evaluación, ni por la OCDE, que laudatoriamente dice de nuestro sistema educativo que en poco tiempo ha recorrido un largo camino convertido, además, en instrumento eficaz de nivelación social.

Es cierto que son muy altas las tasas del tan traído y llevado “fracaso escolar”,  pero se oculta que  la media en España ha disminuido cinco puntos en los últimos años, y que hay diferencias muy importantes entre las tasas del fracaso escolar entre unas comunidades y otras,  circunstancia que debería ser objeto de análisis para tomar las medidas necesarias. Pero en las propuestas que se hacen para su reducción no se tienen en cuenta las recomendaciones que la OCDE  hace para prevenir el fracaso y el abandono escolar, entre otras evitar la separación temprana y la segregación de los estudiantes.  Por el contrario, esta Ley aboga por una selección temprana de los estudiantes en 3º de la ESO, y por una segregación de los alumnos según sus capacidades y sexo.

En el  primer apartado se enumeran  las propuestas y objetivos  prioritarios  de la futura Ley que, sin complejos, deja muy claro el modelo educativo que se persigue con  la misma. Un modelo educativo que apuesta prioritariamente por el crecimiento económico y la competitividad, por una calidad educativa entendida por los resultados  de los estudiantes y nunca por la inversión y los recursos empleados. Un modelo educativo que propone en educación obligatoria como fin prioritario obtener las capacidades y conocimientos básicos para el empleo, lo que implica obviar el mandato constitucional  que establece como fin de la educación el pleno desarrollo de la personalidad del alumno yen estrecha relación con este fin, el mismo texto constitucional sitúa el de educación en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales, lo que se puede leer como “educación para la ciudadanía”, que por cierto acaban de suprimir en la educación primaria.

Seguidamente, el artículo 2 de la LODE asigna a continuación de las anteriores dos fines más al sistema educativo  la adquisición de hábitos intelectuales y técnicas de trabajo, así como de conocimientos científicos, técnicos, humanísticos, históricos y estéticos,   la capacitación para el ejercicio de actividades profesionales.   

De los tres fines indicados: desarrollo de la personalidad, educación para la ciudadanía y educación para el trabajo,   esta reforma plantea como fin casi en exclusiva la educación para el trabajo. El priorizar como misión primordial de la escuela la preparación para el mercado de trabajo frente al resto de sus fines y el predominio de los valores de competitividad frente a los de cooperación y solidaridad, conduce a un modelo educativo mercantil que se basa en exclusiva en  potenciar el  talento de los estudiantes ofreciéndoles según estén dotados diferentes trayectorias formativas, sin consideración alguna a su procedencia social y económica. Además conduce a un papel residual  a  la  Escuela Pública, que tiene su sentido más profundo en la universalidad de los valores de solidaridad,  equidad  e integración social, y que centra su acción educativa en el rigor científico, la cooperación, la solidaridad y la responsabilidad en el trabajo.

 

Un sistema educativo debe promover de manera equilibrada la instrucción y la formación, la solidaridad y la competencia personal. A medio plazo, la educación sólo para la competitividad supone   la destrucción de los valores de cohesión social y solidaridad, que son el fundamento de las sociedades democráticas.

 

 Priorizar la educación para la competitividad, como fomenta el discurso neoconservador, está ganando terreno entre la ciudadanía que, cada vez más, exige a la escuela  una enseñanza competitiva frente a los valores de una educación basada, como se ha apuntado, en el rigor científico, la cooperación, la solidaridad y la responsabilidad en el trabajo.

 

Es  necesario transmitir a la  ciudadanía que sólo desde esta última concepción se forma a personas más capaces para asumir las tareas que conlleva una sociedad cada vez más plural y global, sin inculcarles sentimientos insolidarios ni un espíritu tan competitivo que puede causarles graves frustraciones a lo largo de la vida..


 El documento aprobado  tiene, entre otros,  tres planteamientos muy preocupantes: El primero  es dar como fin primordial de la educación obligatoria la formación para incorporarse al mercado de trabajo, pero ¿qué trabajo a los 16 años?  El segundo   sustituir el valor de la competencia, entendida como la adquisición de conocimientos, técnicas y habilidades,  por el de la competitividad.  Y, el tercero,   introducir de forma prematura la selectividad de los alumnos.  

 

La idea de  libertad  va  unida inexorablemente a la de la igualdad,  que es el principio más distintivo y perdurable de la socialdemocracia. La libertad no puede reducirse, como dice la derecha,  a la libertad del mercado para la enseñanza y  a la libre elección de centros –que por cierto sólo puede ejercer una minoría privilegiada-. Cuando desde el PP se  defiende la libertad de enseñanza, el derecho a la elección de centro docente y la escuela concertada, veladamente está   defendiendo la subsidiaridad del Estado en la provisión de educación,  y  condenando  a la escuela pública a una existencia marginal y residual.

A fin de convencer a la ciudadanía de la bondad de su nuevo modelo educativo, este Gobierno manipula descaradamente el lenguaje, de manera que nos encontramos que de ahora en adelante la segregación de los niños y de las niñas es  “educación diferenciada”;  que los colegios concertados son “centros de iniciativa  social”,  que el incremento de la ratio “mejora la socialización”, que  la subida de las tasas y la disminución de  las becas “fomentan la excelencia”, que endurecer los requisitos para obtener una beca se hace para “promover el esfuerzo”, que tratar en el aula sobre la solución pacífica de los conflictos “es adoctrinamiento”, que los recortes no afectan a la calidad de educación y se hacen para “racionalizar el gasto público”,  que “las inversiones hechas en educación no han servido para que el alumnado progrese en conocimientos y resultados”, que “los problemas de la educación española no son de recursos sino en de la falta de eficiencia en el trabajo”,   que “la eficiencia educativa  no es conseguir lo mejor para los más posibles sino  que es   atender a más alumnos utilizando cuantos  menos recursos mejor”, etc.

Amparados en su mayoría absoluta no tienen reparo alguno en exponer que   la educación infantil de 0 a 3 es una etapa con un valor educativo menor y que sólo responde a un carácter asistencial y de conciliación  y  que el plan escuela 2.0 se suprime porque llenar de ordenadores las aulas no ha demostrado ser académicamente rentable y hay estudios que confirman que hay mejores resultados entre los alumnos que no trabajan con ordenador en clase que los que si lo hacen.

Con frases tan elocuentes como es un error que todos vayan despacio para que algunos no se queden atrás, el ministro Wert  deja clara su opción de segregar a los alumnos más necesitados  de apoyos con el fin de que algunos puedan avanzar a  mejor  ritmo. La fragmentación social va a unas velocidades tales que en pocos años terminarán, si no logramos frenarlos, con la universalización de los servicios que con  tanto esfuerzo logramos conquistar.

El Real Decreto-ley de 20 de abril de “Medidas urgentes de racionalización del gasto público en el ámbito educativo”  ha sido la avanzadilla de la reforma educativa que el gobierno de Mariano Rajoy se propone hacer con esta Ley .Un aumento en las ratios de alumnos de un 20%, el incremento de las horas lectivas del profesorado, el retraso de 10 días en cubrir las bajas por enfermedad, la posibilidad  de que los centros que imparten bachillerato lo hagan ofertando una sola modalidad en vez de un mínimo de dos, etc. ya ha supuesto un ataque directo a la calidad y a la equidad de nuestro actual sistema educativo.

 

Aurora Ruiz

 

 

 

 


Última actualización el Lunes, 01 de Octubre de 2012 08:09
 
Capitalismo y socialdemocracia PDF Imprimir E-mail
Escrito por Laureano gómez   
Jueves, 13 de Septiembre de 2012 09:55

Titulo: Capitalismo y socialdemocracia

Septiembre de 2012


         ¿Es preciso hundir el barco para salvarlo? Esta parece ser la tesis del gobierno actual español en su empeño de salvar al país de la crisis. Son precisas una serie de reformas “estructurales” que conllevan mas desempleo, menos inversiones, menos capacidad de consumo de las familias, en suma, medidas que empeoran la situación de crisis que se pretende superar, que impiden la salida de la recesión económica y generan, por el contrario, una menor capacidad recaudatoria de las administraciones publicas por la vía del crecimiento y con ello menos inversión publica, menos desarrollo y menos prestaciones sociales. Las consecuencias un empobrecimiento continuado de la ciudadanía sin esperanzas en el horizonte cercano.

 

         Las medidas adoptadas a mediados de julio de 2012, entre las que se encuentran el incremento del IVA, certifican la inoperancia y falta de visión del ejecutivo al elaborar unos prepuestos generales absolutamente irreales y el fracaso de las medidas tomadas con anterioridad y dadas a conocer cada viernes después del Consejo de Ministros, medidas todas ellas que no han contribuido al crecimiento económico, ni siquiera a sostener en hundimiento de nuestra economía.   

 

         Estas medidas son justificadas por el gobierno como necesarias, cuando no obligadas por la Unión Europea, con objeto de generar confianza en los mercados. El milagro de la confianza, que no llega, fue una de las razones esgrimidas por el Partido Popular en el último proceso electoral para arrebatar el gobierno al Partido Socialista. Sin embargo ni la llegada de los populares al gobierno generaron confianza ni la están generando las innumerables medidas de recortes llevadas a cabo hasta la fecha con tal de aplacar al dragón, aunque lo que realmente se esta haciendo con estos recortes es justamente alimentar su sed de avaricia desmedida.

 

         Así pues, el hundimiento es cada vez mayor y las continuadas afirmaciones de resistencia a las posibilidades de rescate de nuestra economía, no han sido sino muestras de la debilidad de un gobierno sin rumbo y atado a las voluntades de terceros, pero que aprovecha la coyuntura para avanzar de manera inexorable en la ideología neoliberal y ultraconservadora.   

 

         Realmente lo que esta en juego no es la recuperación de la crisis, sino donde se sitúa el momento de no retorno, aquel en el que la sociedad vera reducida a la nada toda su capacidad de actuación. La rapidez con la que se producen los acontecimientos y la gravedad de los mismos, esta sorprendiendo a la sociedad y llevándola a un proceso grave de paralización en el que el miedo es elemento determinante de gravísimas y extraordinarias consecuencias, alentado igualmente por unos medios de comunicación que no son sino meros observadores pasivos de los acontecimientos, cuando no en transmisores de la ideología dominante.     

 

Durante las ultimas décadas se produjeron los acontecimientos socioeconómicos que mas influyeron en el desarrollo de las sociedades postmodernas y en  los cambios de mentalidad de los ciudadanos que toda evolución radical lleva implícita, de manera que la nueva sociedad se consideraba instalada en un modelo de desarrollo irreversible, ajena a la visión de otro fenómeno que se venia gestando como un nuevo modelo económico que necesariamente había de influir en la sociedad democrática y que hoy, décadas después, contemplamos en el horizonte de manera atónita, porque se vislumbre como el fin de una época y el comenzó de otra de consecuencias impredecibles.

 

         Las décadas de prosperidad económica, de acceso a las prestaciones del Estado benefactor han explosionado de manera precipitada a la vista de todos, las consecuencias de esta hecatombe se percibe como una involución hacia etapas ya superadas que se consideraban como definitivamente desterradas de nuestro imaginario. La ciudadanía había asimilado y asumido el nuevo status-quo como un modelo de acomodación de su doble vertiente de ciudadano y de trabajador del sistema, con independencia del sector productivo o de servicios, amparado en todo momento por el sistema democrático como instrumento de perpetuación del citado status y el Estado como garante del mismo.

 

         El proceso de conversión de los trabajadores en miembros de las clases medias con diferentes niveles de capacidad de consumo, bajo la hipótesis de una serie de prestaciones de escaso coste en educación de los hijos, de prevención y asistencia sanitaria, seguridad social, jubilaciones, servicios sociales, culturales y de infraestructuras de comunicaciones, se ha interrumpido y se inicia el camino inverso de proletarización de los trabajadores.

 

         La acomodación de las clases trabajadoras llevaba implícito un cambio de mentalidad hacia posiciones mas próximas al sistema capitalista, incuestionado, cuando no laudado como el mejor de los posibles, incluso por quienes por tradición histórica debieran ser los primeros cuestionadores del mismo, los partidos socialdemócratas europeos. Ahí se encuentran las causas del desconcierto, de la incomprensión y de la impotencia ante el nuevo escenario, no esperado y que resulta anacrónico con los tiempos modernos, al que siempre existen alternativas, pero cuya ejecución choca con un mundo globalizado en donde las acciones aisladas en un solo país no conducen sino al fracaso.

 

         Quienes canalizaron el interés ciudadano en las décadas pasadas y consiguieron la transformación social no parecen estar en las mejores condiciones para poner en marcha alternativas a la situación que ellos mismos han contribuido a crear con políticas más cercanas al modelo liberal que al de la socialdemocracia. De ahí que estén invadidos, igualmente, por el desconcierto y la impotencia.

 

         El capitalismo ha dado la espalda a la socialdemocracia y la ignora tras la desaparición de las condiciones que posibilitaron el paso al llamado “Estado del bienestar”, iniciado tras la segunda guerra mundial y que llego a España de manera tardía e incompleta por la persistencia de la dictadura franquista. Esta ruptura con el relativamente recién establecido modelo económico-social (apenas unas escasas décadas de vigencia) se inicia con la llegada del neoliberalismo que aboga por la libertad absoluta de los mercados, su desregulación y por la reducción del papel del Estado en la sociedad a nuevos mínimos.

 

         La doctrina estaba creada, solo se precisaba llevarla a la práctica. Las condiciones son favorables, se estaba culminando el proceso de descomposición del régimen soviético y las políticas de los EEUU de Norteamérica y del Reino Unido están en manos de gobiernos conservadores. Son los años ochenta y noventa del siglo pasado. Es pues el momento de marcar el nuevo rumbo, se inician los procesos de liberalización de los mercados financieros, de adelgazamiento del Estado, de aminorar el poder de los sindicatos obreros y de minar la conciencia de clase.

 

         Es también el momento para el pensamiento único, la caída del muro de Berlín, símbolo de la bipolarización del planeta, esta a la vuelta de la esquina (noviembre de 1989) y no hay resistencia posible al predominio de una sola fuerza hegemónica mundial, los EEUU de Norteamérica arropada por el poderoso Reino Unido y el resto de la Unión Europea de comparsa, incluidos gobiernos socialdemócratas, que no ponen reparos a la adopción de medidas orientadas hacia el nuevo rumbo, de ahí las privatizaciones en toda Europa, incluida España, de empresas pertenecientes a lo que entonces se consideraban sectores estratégicos.

 

         Bajo la hipótesis de que la economía dispone de sus propias herramientas reguladoras se lanza una ofensiva contra el Estado desde el propio Estado que provoca su adelgazamiento, su no intervención en la economía global y en facilitador de las políticas en favor de los intereses del poder económico. En el Reino Unido la fiscalidad sufre un recorte de los tipos impositivos desde el 83% al 40% entre los años 1979 y 1986 (gobierno de Margaret Thather). Por su parte en los EEUU de Norteamérica los tipos impositivos pasan del 70% al 33% en el periodo comprendido del 1981 al 1986 (gobierno de Ronald Reagan).

 

En el Reino Unido se libra una de las batallas mas brutales contra el sindicalismo durante el gobierno conservador de Thatcher, como resultado de la cual los sindicatos quedaron debilitados, con una bajada en el porcentaje de afiliación del orden del 15% en tan solo una década y con escasas fuerzas para hacer frente a las políticas conservadores en curso. En los EEUU de Norteamérica y en el mismo periodo el sindicalismo, menos poderoso en aquellos lugares, bajo igualmente desde una afiliación del 20,5% al 12%. 

 

         Pronto el resto de países europeos emprenden medidas en la misma dirección en aras de no perder competitividad y de huir de los procesos de deslocalización de empresas. Como consecuencia se inicia un cambio en la distribución de la riqueza que comienza a provocar un empobrecimiento de la población asalariada. A nivel mundial lo que se produce es una acumulación de riqueza en un numero muy reducido de grandes fortunas, que acaparan la mayor parte de la riqueza mundial (una de cada diez personas se quedan con el 89% de la riqueza).

 

No había estallado aún la crisis del 2008 cuando Alemania emprende una serie de medidas (con el gobierno socialdemócrata-verde del canciller Gerard Schöder) que van a suponer el modelo a seguir para el resto de países europeos años después: reducción de las prestaciones por desempleo, flexibilidad en las condiciones del despido, un nuevo marco de relaciones laborales a nivel de empresa, congelaciones salariales, aumento de la edad de jubilación, copago sanitario y farmacéutico y una nueva bajada del tipo impositivo).

 

         Es el inicio del desmantelamiento del Estado del Bienestar, por parte de quien debiera ser su mayor defensor, la socialdemocracia liderada en esos momentos en Europa por Schöder en Alemania y Blair en Reino Unido). Son los líderes de la nueva vía, de lo que podríamos llamar la liberalsocialdemocracia o neosocialdemocracia por similitud con el neoliberalismo en auge. 

 

         Contrariamente a lo que la mayoría terminaron por creer, que los mercados financieros disponían de sus propios mecanismos de regulación, aparecen los estallidos de las burbujas financieras, tan ampliamente analizadas, en las que la ciega confianza en los mercados permite la compraventa de todo tipo de bien convertido en valor bursátil.

 

En contradicción con la filosofía del neoliberalismo, es el Estado quien tiene que acudir en defensa del sistema neoliberal para sacarlo de su propio atolladero y permitir que continúe caminando sin exigirle responsabilidad alguna por las consecuencias del desastre, que no lo ha sido para la economía financiera sino para la economía real.

 

Son ampliamente conocidas las razones que dieron origen a la crisis económica iniciada en los EEUU de Norteamérica y extendida a Europa y las consecuencias en la economía real y en la deuda pública y privada. Por ello no abordaremos esta cuestión, sino el aprovechamiento de la crisis para avanzar en el camino iniciado en las dos últimas décadas del siglo pasado.

 

Estamos en la década primera del nuevo siglo y lo que inicialmente parecía una crisis del capitalismo ha devenido en una crisis intencionada del Estado y de la democracia. ¿A dónde nos conduce esta situación?

 

La tendencia esta marcada, la acumulación de la riqueza hasta limites insospechados en un numero cada vez menor de propietarios contra una masa de población cada vez mas empobrecida, prestando su capacidad de trabajo por salarios paupérrimos, acudiendo a los servicios sanitarios, culturales y educativos en razón de su capacidad de consumo y un incremento del individualismo como objeto de salvación individual. En los momentos actuales el 10% de la población mundial acapara el 89% de la riqueza, siguiendo una tendencia ascendente. En los EEUU de Norteamérica por cada dólar ganado por el 90% de las rentas mas bajas, el 0,01 de las rentas mas altas obtienen 18.000 dólares, cuando esta diferencia, en el año 1970, era de 162 dólares.

 

En suma, nos dirigimos hacia una  sociedad inversa, en la que la mayoría de los ciudadanos no cuentan, no participan y el Estado ha desaparecido como benefactor y garante de sus intereses, es decir, el concepto de ciudadanía ha perdido todo valor para convertirse en un simulacro y la democracia, igualmente invertida, en contradicción consigo misma, se pone al servicio de las minoritarias clases mas favorecidas  enmascaradas en el anonimato de las finanzas y de los mercados.

 

El cuestionamiento de los partidos políticos como corresponsables de esta nueva situación ira alejando a los todavía creyentes ciudadanos del sistema democrático para arrojarles en la individualidad del sálvese quien pueda o al enfrentamiento definitivo con el sistema en un desesperado “basta ya”. ¿Será entonces el momento del despertar de una nueva clase política representante del colectivo mayoritario con la voluntad determinante de un cambio radical en favor de si misma?

 

La dialéctica izquierda-derecha como expresión del mensaje político ha perdido contenido en la medida en que gran parte del electorado no vislumbra con claridad la frontera entre ambos términos y aquellos que considerándose incondicionales de izquierdas no consideran como tales las políticas llevadas a cabo por aquellos partidos que dicen representar a esta corriente ideológica. Este desdibujamiento provoca la percepción de una inexistencia de frontera entre los representantes de una y otra corriente.

 

Esta confusión ideológica, que tiene sus orígenes en el nacimiento del neoliberalismo y la desviación de los partidos socialdemócratas hacia tendencias mas liberales, se hace patente en la situación actual en la que las políticas vienen impuestas desde ámbitos externos a la acción política, es decir, los mercados y todos aquellos que podemos considerar intervinientes de los mismo.

 

 

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 


Última actualización el Jueves, 13 de Septiembre de 2012 10:02
 
Libros recomendados PDF Imprimir E-mail
Escrito por aurora Ruiz   
Viernes, 29 de Junio de 2012 07:50

La sanidad está en venta:

Autor: Joan Benach y otros

Editorial: Icaria

Disponer de una atención sanitaria pública, universal y de calidad es un derecho ciu­da­­dano, independiente de la condición so­cial o lugar de residencia. La progresiva aplicación de políticas neoliberales, que desmantelan el Estado del bienestar y favorecen la priva­tización de la sanidad, daña nuestra sa­lud y aumenta la desigualdad. Es­te libro puede ayudar a que la ciudadanía de­­fienda un derecho hoy seria­mente amenazado. Publicado en 2012.

21 horas:

Autor: New Economics Foundation

Editorial: Ecopolitica

En contra de las actuales reformas laborales y de jubilación que empujan a tra­bajar y con­su­mir más, pero ganar menos, nef y Eco­po­lí­­tica defienden una semana laboral de 21 horas. ¿Por qué merece la pena pensar en ello? ¿Qué es lo que hace que esto sea posible? ¿Cuáles serían los efectos? Son algunos de los interro­gantes en los que este libro profundiza y busca dar respuesta, tomando el caso del Reino Unido como ejemplo. Publicado en 2012.

Cómo cambiar el mundo con tu dinero:

Autor: Xavi Teis

Editorial: Icaria

Este libro nos ofrece claridad para enten­der qué es el sistema financiero y cómo se actúa dentro de él. Nos desvela algunas de las perversiones que generan efectos ne­gativos para el conjunto de la sociedad: la especulación financiera, las agencias de calificación, los paraísos fiscales, la evasión fiscal, etc. También nos presenta otra manera de in­ter­­pretar las finanzas: las finanzas éticas. Publicado en 2011.

Mejor con menos. Necesidades, explosión consumista y crisis ecológica:

Autor: Joaquim Sempere

Editorial: Critica

¿Es posible un mundo con equidad y ecológicamente sostenible? En este libro, el profesor Joaquim Sempere nos muestra cómo podemos simplificar y racionalizar el metabolismo social, reducir la huella ecológica de los países ricos y, al mismo tiempo, mejorar las condiciones de vida de esa mayoría de la humanidad que sufre una escasez insoportable y vergonzosa. En efecto, pese a la religión del despilfarro, es mejor vivir con menos. Publicado en 2009.

El desgobierno de lo público:

Autor: Alejandro Nieto

Editorial: Ariel

La política se ha convertido en un negocio y los partidos compiten en un mercado inspirado por el lucro personal y apoyado en la corrupción más descarnada. Lo público se ha disuelto en una gestión privada desgobernada en cuanto a los intereses sociales y colectivos pero muy rentable para los gestores. En este trabajo, Alejandro Nieto continúa el análisis que lleva realizando desde hace más de veinte años. Publicado en 2008.

Desinformación. Como los medios de comunicación ocultan el mundo:

Autor: Pascual Serrano

Editorial: Peninsula

Este libro de Pascual Serrano recorre los principales acontecimientos de los últimos años mostrando, mediante entrevistas con expertos, bibliografía especializada y consulta de medios alternativos, que lo sucedido no es lo que nos han contando. La obra, además, propone técnicas y hábitos de lectura para fomentar una nueva actitud, independiente, ante la información y promover así una ciudadanía resistente a la manipulación. Publicado en 2008.

La doctrina del shock:

Autor: Naomi Klein

Editorial: Paidos Iberica

Un clásico que nunca está de más leer para entender lo que nos está pasando. La doctrina del shock es la historia no oficial del libre mercado. Desde Chile hasta Rusia, desde Sudáfrica hasta Canadá la implantación del libre mercado responde a un programa de ingeniería social y económica que Naomi Klein identifica como “capitalismo del desastre”. Publicado en 2008.

Crítica a la economía ortodoxa:

Autor: varios

Editorial: Universidad de Barcelona (acceso libre en Internet)

Esta obra recoge una colección de artículos que plantean una revisión crítica de la economía convencional, la que es enseñada en las universidades y la utilizada en el mundo académico, en los negocios e incluso en la economía pública. Publicado en 2004.

 Planeta indignado:

Autor: Josep Maria Antentas y Esther Vivas

Editorial: Sequitur

Una obra escrita por los activistas e investigadores Josep Maria Antentas y Esther Vivas que analiza el fenómenos de revoluciones a escala planetaria. Como dicen los autores de la obra: “La indignación expresada en las plazas de Tahrir, Syntagma, Zuccotti o Catalunya no es mera cólera ante la injusticia, sino pasión constituyente, y va en sentido contrario a la atomización que nos impone el neoliberalismo. Publicado en 2012.


Última actualización el Viernes, 29 de Junio de 2012 07:54
 
Las Finanzas no deben gobernar el mundo PDF Imprimir E-mail
Escrito por Ricardo García Zaldivar   
Jueves, 07 de Junio de 2012 07:59


Os invitamos a   la conferencia, cena  y posterior debate  sobre

          LAS FINANZAS NO DEBEN GOBERNAR EL MUNDO

                                           CON


                              Ricardo García Zaldivar

                                        Presidente de ATTAC



 Fecha: 15 de junio a las 20,30 horas 

Lugar: Restaurante  “Puerta de Toledo” (C/Toledo,120)

Reserva  cena  (23 €)     Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla  

________________________________________________________________________________________________________________________ 

 ¿Qué es ATTAC y qué hace?

Es un movimiento independiente que se autofinancia y se propone llevar a cabo una triple tarea:

1.- educación popular, 

2.- influir democráticamente con sus aportaciones en los movimientos sociales y organizaciones políticas y sindicales  

 3.- movilización social.

 

·        Participa con otras organizaciones y movimientos sociales en los Foros Sociales y en las movilizaciones sociales.

·        Elabora análisis, estudios y propuestas, que se pueden conocer a través de los más de 5.000 artículos publicados en la web.

·        Organiza y participa en charlas, conferencias, debates, cineforos, congresos… tanto a nivel local como global.

·        Edita publicaciones sobre la crisis, los paraísos fiscales, los servicios públicos…

·        Publica La realidad y la palabra, revista online quincenal.

·        Mantiene su independencia autofinanciándose con las cuotas de los asociados y asociadas y con la venta de libros y campañas especiales.

·        Organiza sesiones de formación sobre finanzas básicas para rearmar a la ciudadanía frente a la lógica del capital.

 

¿Por qué y para qué se crea ATTAC?

 

Las políticas neoliberales aplicadas en los últimos treinta años están basadas en la hegemonía de las finanzas internacionales sobre los demás ámbitos en los que se desarrolla la acción humana. El principio que mueve al mundo es “Obtener el máximo beneficio financiero y en el plazo más corto posible”. Todo está supeditado a esto.

 

Este sistema ha intentado convertir el planeta en una mercancía y es responsable de la crisis sistémica actual, que no es producto de una casualidad sino el resultado de una lógica que, basada en el máximo beneficio para unos pocos, ha agrandado la brecha entre pobres y ricos y entre países pobres y países ricos; está acabando con los recursos naturales, objeto de la codicia de unos pocos, ha precarizado el trabajo y los salarios, y ha recortado los derechos sociales conseguidos con tanto esfuerzo por los trabajadores y trabajadoras del mundo.

 

La Unión Europea basada en el Tratado de Maastrich y reforzada con el Tratado de Lisboa forma parte, y destacada, de este orden de cosas. Cada vez es mayor y más rápida su deriva hacia un sistema antisocial en los países que la integran y neocolonial con los países pobres.

 

Para denunciar y tratar de cambiar este orden de cosas hace 12 años nació Attac, un movimiento internacional extendido hoy a Europa, América Latina, Asia, África y que cuenta con más de 100.000 asociados en todo el mundo.

 

En todo este tiempo Attac ha denunciado este sistema de especulación financiera y ha propuesto medidas para acabar con la dictadura de los mercados financieros:

 

·        Medidas de regulación y control de los movimientos de capitales mediante un control democrático permanente que incluya, entre otras, un Impuesto a a las Transacciones Financieras e impuestos progresivos al capital.

·        Eliminación de los paraísos fiscales.

·        Denuncia de las privatizaciones de las empresas públicas y defensa de los servicios públicos

·        Cancelar las deudas insostenibles e ilegítimas de los países y establecer un sistema de financiación democrática, responsable y de justa soberanía en base a la banca pública que permita un desarrollo sostenible y equitativo de los pueblos.

·        Erradicar la especulación con materias primas, especialmente sobre alimentos y energía.

·        Creación de nuevos impuestos globales al capital para financiar los bienes públicos y globales.

·        Desmantelar los acuerdos de libre comercio que sólo favorecen a los intereses de las grandes corporaciones.

·        Establecer garantías de las pensiones fuera del mercado y fijar una renta básica universal.

 

La crisis actual no sólo ha puesto de relieve que la aplicación de estas medidas es indispensable; exige que se adopten otras que eviten su repetición y depuren las responsabilidades empresariales y políticas de los que nos han llevado a esta situación. A pesar de que los dueños del mundo quieren hacer ver que el sistema neoliberal es el único viable, es necesario y posible cambiar este orden de cosas, construir un mundo nuevo y justo. No estamos condenados a sufrir a perpetuidad los desmanes de este sistema.

Pero es necesaria la participación de todos y todas. Attac es un buen medio para participar en la construcción de otro mundo, justo, democrático y respetuoso con la naturaleza y los seres humanos.

 

¿Cómo funciona y se organiza ATTAC?

 

Los asociados y asociadas de Attac participan en igualdad de condiciones en todas las tareas que quieran realizar. No hay cargos directivos ni liberados.

El órgano supremo de organización es la Asamblea General, que se reúne al menos una vez al año. En ella se establecen las líneas maestras del trabajo a desarrollar.

La Asamblea elige cada año una Junta Rectora que se reúne en sesiones abiertas a los asociados e invitados, cuya misión es analizar los aspectos más importantes de la situación política, marcar las líneas de trabajo y coordinar la actividad de los grupos de trabajo (Observatorios, Campañas, activistas, comunicación, formación, 15M…).

La actual Junta Rectora está  formada por las personas que han aceptado asumir las diferentes responsabilidades: representación legal, secretaría, tesorería, relación con otros movimientos, organización interna, debates, comunicación…

Los Observatorios (Justicia Fiscal Global, Servicios Públicos, Unión Europea, Vivienda…), las Campañas (ITF, Banca pública, Contra la privatización del agua…) y los grupos de trabajo (activistas, comunicación, redacción, web, comités científico, comité de apoyo, participación en los Foros Sociales…) son los espacios donde los asociados y asociadas realizan su trabajo.


 

 

 

 

 

Última actualización el Jueves, 07 de Junio de 2012 08:17
 
Inicio

Presentación del colectivo - SOCIALISTAS por el DEBATE (SpD)

Historia

Hace  mas de 15 años  un grupo de  militantes  socialistas idearon crear un espacio para el debate  con el fin de analizar, reflexionar y  profundizar, desde la izquierda, con un carácter eminentemente abierto, las problemáticas más actuales y promover acciones políticas a desarrollar como respuesta al desprestigio de la política, los intentos de desmantelar el Estado social y la proliferación de valores individualistas que  menoscaban el sentido de la solidaridad.

Desde estos presupuestos  surge  “SOCIALISTAS por el DEBATE”, un colectivo que   como  foro de participación inicia  su  andadura en 1993. Un foro abierto a toda la izquierda progresista  con la finalidad  de fomentar el debate político, la libre expresión de ideas y los hábitos democráticos.

Al grupo promotor compuesto por un reducido número de militantes socialistas se unieron paulatinamente otros miembros, algunos no   militantes. Destacamos  por su relevancia, Ángel Ramón  Martínez y  Eugenio Royo, ya fallecidos,  Aurora Ruiz, Carlos Mª Brú, Julio Rodríguez, Mario Tanco, Antonio Sierra, Juan José Arnedo, Laureano Gómez, Rosa Moreno, Pilar Ruiz, José María Carrascal, Angelines Casado, Edurne Mendizábal, Ernesto Rosseau, Emilia Ortiz, Manolo Cazorla, Ramón Barba, Idelfonso Gutiérrez, etc.

La actividad de Socialistas por el Debate se desarrolló desde sus inicios hasta el año 2010 en escenarios diversos, Puerta de Toledo, Ateneo de Madrid y Círculo de Bellas Artes, con formatos diferentes en cada uno de ellos.

Leer más

 
<< Inicio < Prev 21 Próximo > Fin >>

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL