La muerte anunciada de Adolfo Suarez PDF  | Imprimir |
Artículos y documentos de interés
Escrito por Laureano Gómez   
Sábado, 22 de Marzo de 2014 00:00

            Con todos los respetos para el ex-presidente Adolfo Suárez.

 

En el momento de escribir estas notas, 22 de marzo de 2014, el ex-presidente del gobierno español Adolfo Suárez agoniza en un hospital privado de la Comunidad de Madrid. Veinticuatro horas antes, uno de sus hijos ha aparecido en rueda de prensa para comunicar a los medios de comunicación que su padre esta internado, anunciando su muerte inminente en un plazo estimado de cuarenta y ocho horas.

 

            A partir de ese momento Adolfo Suárez es tratado como un difunto, los informativos de todas las cadenas no dejan de dar la noticia de su muerte próxima y de mostrar la semblanza de un hombre honesto que, posicionamientos ideológicos al margen, realizó la tarea encomendada con alto grado de eficacia. Las hemerotecas comienzan a rastrear en las imágenes del pasado, las televisiones inician reportajes sobre su vida y la dilatada historia de la España que le toco vivir y su labor en el proceso de transición desde la dictadura franquista hacia la democracia.

 

            Cámaras de televisión, reporteros gráficos, periodistas de toda índole se agolpan en la entrada a la clínica, que por añadidura se encuentra con una extraordinaria publicidad gratuita, a la espera de la anunciada noticia, del desenlace final. Se trata de una muerte anunciada, todas lo son en mayor o menor medida, solo las diferencia el tiempo, y en este caso el tiempo es de dos días. Lamentable decisión la de anunciar una muerte ante los medios de comunicación sin preveer que el tratamiento que darían los medios no seria otro que el deceso como hecho consumado.

 

            Este mismo día hay convocada en Madrid una serie de manifestaciones que, bajo el lema “Las marchas de la Dignidad” y desde distintos puntos de España, convergerán por la tarde en una manifestación unitaria como protesta por las políticas neoliberales llevadas a cabo por el gobierno conservador y neoliberal del Partido Popular y la llamada Troika comunitaria (ese engendro funesto para los pueblos europeos formado por el FMI, BCE y Comisión Europea). Miles de personas vendrán a Madrid en diferentes medios de  transporte, incluidos los pedestres, lo que puede significar una da las mayores concentraciones de personas en la capital del Reino.

 

Pues este magno acontecimiento de ciudadanos descontentos con las políticas que están generando mayor desempleo, reducción de los salarios, recortes en derechos y en prestaciones sociales, sanitarias y culturales, queda silenciado por las televisiones, tanto las privadas como las públicas porque, por suerte para el gobierno, existe una excelente coartada, otra noticia, el anuncio de la próxima muerte de un ex–presidente del gobierno de España. Nadie puede negar la importancia de ésta última noticia, pero utilizarla para acallar la protesta masiva de los ciudadanos descontentos es un acto impúdico.

 

Ninguna cadena emite la manifestación en directo, ni siquiera parcialmente, tan solo algunos periódicos escritos y digitales lo hacen a través de Internet, que solo tienen la validez del momento. La venida del Papa a España hubiera supuesto una retransmisión en directo durante toda su estancia.

 

 

 

                                                           22 de marzo de 2014

 

 

PD: Según datos de la policía el número de manifestantes fue de 50.000 personas, cifra demasiado alta para el gobierno, por lo que fue reducida más tarde al entorno de 36.000 personas. Ningún periódico se atreve a dar una estimación propia, como ocurría años atrás, mientras que los organizadores la sitúan en torno al millón de personas.


Las televisiones trataron el evento como una noticia mas y el diario El País le dedico el domingo solo pagina y media mas una foto en portada.

 

El ex–presidente Adolfo Suárez falleció en la tarde del día 23 de marzo y las televisiones se volcaran en retransmitir en directo noticias de la muerte y programas especiales a todas horas.